Ministério dos Negócios Estrangeiros da Rússia

Ministério dos Negócios Estrangeiros da Rússia

2222-31-10-2019

31.10.2019 16:53:00

Discurso y respuestas a preguntas de los medios ofrecidas por el Ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, en la rueda de prensa conjunta al término de las negociaciones con el Secretario General de la OSCE, Thomas Greminger, Moscú, 31 de octubre de 2019

    Estimadas damas y caballeros:

    Hemos sostenido unas negociaciones constructivas y sustanciales con el Secretario General de la OSCE, Thomas Greminger. Es su segunda visita a Moscú durante el año en curso. Nos alegra el carácter regular de nuestros contactos.

    Rusia ha confirmado su postura. Nos pronunciamos consecuentemente por reforzar el peso de la OSCE en los asuntos europeos e internacionales. La Organización debe ser un foro de diálogo basado en el respeto mutuo para encontrar respuestas conjuntas a los desafíos y amenazas comunes para todos los países de la región Euroatlántica y fuera de ésta. Lamentablemente, hoy no se aprovecha plenamente la capacidad unificadora de la OSCE.

    Hemos coincidido en que, en caso de que los Estados partes de la OSCE manifiesten la voluntad política, la Organización será capaz de hacer un aporte importante al proceso complicado y todavía ralentizado de restablecimiento de la confianza en la región Euroatlántica. Estamos convencidos también de que el objetivo estratégico debe ser cumplir los acuerdos conseguidos en la cumbre de Astaná celebrada en 2010 sobre la formación de una 'comunidad de seguridad integral, cooperativa e indivisible' en la región Euroatlántica y Eurasia. Esto corresponde plenamente a la iniciativa rusa de respaldar la formación de una Gran Asociación Euroasiática con la participación de todos los países y organizaciones en nuestro gran continente común. 

    Hemos abordado el proceso de preparación para la reunión del Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores de la OSCE a celebrarse en Bratislava los próximos días 5 y 6 de diciembre. La parte rusa confirmó su disposición a trabajar de manera constructiva en proyectos de decisiones en tres dimensiones de la actividad de la OSCE entendiendo que deben tomarse en consideración las prioridades de Rusia. Naturalmente, al declarar que es necesario tomar en consideración nuestras prioridades, queremos decir que estamos dispuestos a respetar las posturas de nuestros socios, porque la OSCE puede actuar sólo por consenso.

    Rusia propondrá para la reunión del Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores de la OSCE en Bratislava un proyecto de declaración dedicado al 75º aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial que elaboramos junto con nuestros aliados de la OTSC, así como proyectos de solución de problemas acuciantes de la lucha contra el terrorismo y amenaza de drogas, sobre la necesidad de garantizar un acceso libre a la opinión pública y periodistas a la información. La agenda incluye nuestro borrador de resolución del año pasado sobre la protección de los derechos  lingüísticos, educativos y de otra índole de las minorías étnicas. Hemos recordado de nuevo al Secretario General de la OSCE, Thomas Greminger, que lamentablemente, durante los últimos cinco años, los países partes de la OSCE no pueden aprobar declaraciones dedicadas a la lucha contra la cristianofobia y la islamofobia. 

    Este año, se celebrará el 20º aniversario de la Carta sobre la Seguridad Europea y de Plataforma de la Seguridad basada en la Cooperación aprobadas en 1999 en la cumbre de Estambul. Consideraríamos importante prever la aprobación de un documento en la reunión del Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores de la OSCE que confirmase los principios de indivisibilidad de la seguridad y de necesidad de establecer la asociación no sólo entre los Estados partes de la OSCE sino entre todas las organizaciones regionales y subregionales también que están estipulados en estos documentos.

    Hemos abordado las perspectivas de arreglo político en el sureste de Ucrania partiendo de nuestro apoyo tradicional al papel de la OSCE en el cumplimiento de los Acuerdos de Minsk que constituyen un fundamento sin alternativa para superar esta crisis. Hemos intercambiado opiniones sobre las posibilidades de incrementar la eficacia de la Misión de Observación Especial de la OSCE. Hemos apoyado el papel de la OSCE en el marco del trabajo del Grupo de Contacto, inclusive en el ámbito político.

    Como se sabe, hace poco, las partes –  Kiev, Donetsk y Lugansk – firmaron la llamada fórmula Steinmeier. Hay que emprender muchos esfuerzos para resolver los problemas pendientes: completar la retirada las fuerzas y armamentos, llevar a cabo la amnistía, restablecer los vínculos económicos, levantar el embargo declarado por el régimen de Piotr Poroshenko y acordar definitivamente los procesos para conceder un estatus especial a varias regiones de las provincias de Donetsk y Lugansk e incluir este estatus en la Constitución de Ucrania, de conformidad con lo previsto en los Acuerdos de Minsk.

    Respaldamos la actividad de la OSCE en el ámbito de arreglo de Transnistria, búsqueda de fórmulas de compromiso en relación con Alto Karabaj. Destacamos un papel importante de la Organización en las discusiones de Ginebra sobre la estabilidad en la región del Cáucaso.

    Hemos hablado hoy de las tareas planteadas ante la OSCE en vista de la situación complicada que queda en los Balcanes.

    Hemos abordado la actividad de las instituciones especiales de la OSCE, incluida la Oficina para las Instituciones Democráticas y los Derechos Humanos, el trabajo del Alto Comisionado para las Minorías Nacionales y el Representante para la Libertad de los Medios de Comunicación. Partimos de que la actividad del Representante para la Libertad de los Medios de Comunicación debe ser imparcial y transparente, realizarse de estricta conformidad con el mandato aprobado.

    En general, creo que las negociaciones han sido útiles. Continuaremos la conversación durante el almuerzo de trabajo. Creo que el Secretario General de la OSCE, Thomas Greminger y su equipo avancen con éxito hacia la reunión del Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores de la OSCE en Bratislava. Aplicaremos los esfuerzos para que los Estados partes centren la atención en la búsqueda del consenso en todos los asuntos incluidos en la agenda.

    Pregunta (dirigida a Serguéi Lavrov y a Thomas Greminger): ¿Cómo estima las perspectivas de medidas humanitarias entre Azerbaiyán y Armenia en el marco de arreglo en Alto Karabaj, en particular, el canje de los detenidos, la mejora de sus condiciones? ¿Se sabe quiénes serán canjeados? ¿Cómo estima la situación con el arreglo en Alto Karabaj, en vista de que siguen haciéndose declaraciones sonadas si no provocativas? En particular, hace varios días, el Ministro de Defensa de Armenia, David Tonoyan, declaró que el problema de Alto Karabaj estaba resuelto.

    Respuesta: Rusia es uno de los países copresidentes del Grupo de Minsk de la OSCE para el arreglo en Alto Karabaj y, en abril pasado, abordamos las medidas de carácter humanitario en una reunión con los Ministros de Asuntos Exteriores de Armenia y Azerbaiyán en Moscú. Por eso responderé primero a esta pregunta.

    Realmente, en abril pasado, aquí se celebró una reunión de los Ministros de Asuntos Exteriores de Rusia, Armenia y Azerbaiyán con la participación de tres copresidentes del Grupo de Minsk de la OSCE: Rusia, EEUU y Francia. Se sostuvo una buena discusión informal, viva y sincera al término de que se esbozaron las perspectivas de cumplimiento de varias medidas de carácter humanitario, medidas para robustecer la confianza simultáneamente con el análisis de las posturas posibles en relación con el diálogo político sobre el arreglo en Alto Karabaj. En aquel momento, se discutieron en particular las medidas de canje de los detenidos mencionadas por usted, de canje de cuerpos de los fallecidos, viajes mutuos de los periodistas para reducir un poco la tensión y promover el ambiente de confianza.

    En cuanto a los periodistas, sé que el diálogo al respecto se mantiene con la mediación de la Secretaría de la OSCE. Quizás, Thomas Greminger agregue algo. Se puede cifrar las esperanzas.

    La situación con los detenidos es menos esperanzadora, pero partimos de que es necesario avanzar en esta dirección. Naturalmente, las declaraciones emocionales provenientes de ambas partes no ayudan a arreglar la situación. Es importante intentar aprovechar los discursos pronunciados por los copresidentes en la reunión del Consejo Permanente de la OSCE programada para la primera década del próximo mes de noviembre para formar un ambiente más positivo. Es lo más importante ahora.

    Estoy de acuerdo con usted. Las declaraciones de que el problema de Alto Karabaj puede resolverse sólo de una manera no ayudan a arreglar la situación. Para acercar las posturas y encontrar fórmulas de compromiso es necesario que los copresidentes sigan aplicando esfuerzos.

    Pregunta (dirigida a Thomas Greminger): La retirada de las fuerzas de la línea divisoria en el sureste de Ucrania se inició, pero las Fuerzas Armadas de Ucrania siguen abriendo el fuego, lo que pone bajo amenaza todo el proyecto. En la reunión del Presidente de Ucrania, Vladímir Zelenski, con los voluntarios armados, los últimos dieron a entender que no planeaban a retirarse de la línea divisoria. ¿Cómo podría ser la solución de este asunto, según la OSCE? ¿Qué últimos datos llegan de los representantes de su Misión que están en Ucrania?

    Respuesta (Serguéi Lavrov agrega tras Thomas Greminger): Recuerdo que el Presidente de Rusia, Vladímir Putin, habló de eso en la rueda de prensa en Budapest. Es que el acuerdo sobre la retirada de las fuerzas y armamentos en tres poblados iniciales – Stanitsa Luganskaya, Petrovskoye y Zolotoye – se consiguió hace más de tres años, en la cumbre del Cuarteto de Normandía en Berlín. A partir de aquel momento, durante el régimen de Piotr Poroshenko, parecía que él no quería retirar las fuerzas y armamentos, sino quería tomar el pelo a la comunidad internacional. Inventó varios motivos artificiales que alargaron el inicio de los primeros pasos para retirar las fuerzas y armamentos. Cuando Vladímir Zelenski ocupó el sillón presidencial, la situación cambió. Hace poco, Vladímir Zelenski dijo que el avance con la retirada de las fuerzas y armamentos en caso de su continuación haría posible celebrar una cumbre en formato de Normandía. Mientras, quisiera subrayar que el objetivo no consiste en la celebración de la cumbre sino en garantizar la seguridad en la línea divisoria. Es nuestra postura y compartimos plenamente tales palabras.

    En Stanitsa Luganskaya la retirada se realizó, a pesar de que este proceso fue largo y complicado. Se inició la retirada de las fuerzas y armamentos en Zolotoye. Los batallones nacionales, los llamados voluntarios, en que se unieron los ultrarradicales, de hecho, declararon que no se irían y no dejarían retirarse a las Fuerzas Armadas de Ucrania. Esperamos que el Presidente ucraniano, Vladímir Zelenski, como el comandante supremo, garantice el cumplimiento de sus órdenes.

    El tercer poblado es Petrovskoye. Se acaba de declarar que el Grupo de Contacto llegó a un acuerdo de realizar la retirada de las fuerzas y armamentos en este lugar el próximo 4 de noviembre. Avanzamos en la dirección necesaria. Ante todo, hay que finalizar estas acciones. Además, recuerdo que se trata de sólo tres poblados pequeños y nosotros queremos conseguir la retirada de las fuerzas y armamentos a lo largo de toda la línea divisoria y poner fin a violaciones del régimen de alto el fuego.

    Hemos discutido hoy con el Secretario General de la OSCE, Thomas Greminger los datos estadísticos difundidos por la Misión Especial de Observación de la OSCE. Las violaciones cometidas por las Fuerzas Armadas de Ucrania, en particular, el número de ataques de artillería contra los territorios de las Repúblicas proclamadas de Donetsk y Lugansk es varias veces más que las actividades similares por parte de las Repúblicas de Donetsk y Lugansk. Los datos estadísticos en relación con quien incentiva estos ataques no son a favor de las Fuerzas Armadas de Ucrania.

    Pregunta (dirigida a Serguéi Lavrov): Ayer las autoridades de Dinamarca concedieron al final su permiso para la construcción del gasoducto Nord Stream 2. ¿Se puede percibirlo como una señal política, un paso hacia el diálogo con Rusia o se trata de una postura pragmática en relación con este asunto?

    Respuesta: Creo que es, ante todo, una postura responsable. El Presidente de Rusia, Vladímir Putin, subrayó ayer en la rueda de prensa con el Primer Ministro de Hungría, Viktor Orban, que esta decisión se debe a los intereses de Europa. Dinamarca como país europeo se adhirió al consenso que se había formado hace poco en relación con Nord Stream 2 como proyecto que incrementará la seguridad energética de los países europeos. Si alguien ve una señal política en esto, creo que puede consistir en que los proyectos económicos y comerciales deben ser libres de una politización y no deben convertirse en rehenes de juegos geopolíticos.

    Pregunta: Los medios de comunicación oficiales de Siria informaron ayer de los enfrentamientos directos entre las tropas turcas y sirias en la provincia de Hasaka. Al mismo tiempo, el Presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, no descartó la posibilidad de ampliar la zona de seguridad. ¿Cómo estiman esta situación en Moscú?

    Respuesta: Cuando se realizan unos acuerdos a gran escala, son inevitables algunos problemas. No he oído de la confirmación de serios enfrentamientos directos entre los militares sirios y turcos en una u otra área donde se cumplen los acuerdos del Memorándum ruso-turco del 22 de octubre. Oímos la declaración del Presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, quien, en cuanto entienda yo, no declaró de forma categórica de la ampliación de la zona de seguridad sino dijo que esperaba el cumplimiento de los acuerdos del 22 de octubre. Ayer expiraron las 150 horas establecidas como un plazo para que las unidades de autodefensa kurda se retirasen a una distancia de 30 kilómetros de la frontera sirio-turca y el Centro ruso para la reconciliación de las partes opuestas informó que esta condición se había cumplido. Partimos de esto. Como entiendo, nuestros colegas turcos no hicieron otras declaraciones. Las cuestiones se resuelven de forma eficaz. Nuestros militares están en contacto con los militares sirios junto con los que controlamos la zona de 30 kilómetros en dos áreas de la frontera sirio-turca y mantienen contacto con sus colegas turcos con que nuestros policías van a patrullar la zona de diez kilómetros al sur de la frontera sirio-turca.