13:46

Discurso y respuestas a las preguntas de los medios ofrecidos por el Ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, en la rueda de prensa conjunta celebrada al término de las negociaciones con el Ministro de Asuntos Exteriores de la República de Angola, Manuel Augusto, Moscú, 26 de agosto de 2019

1700-26-08-2019

Estimadas damas y caballeros:

Hemos celebrado con éxito esta reunión y hemos abordado en detalle el estado de las relaciones bilaterales entre Rusia y Angola, así como nuestra interacción en la arena internacional.

Nuestros países están unidos por largos años de amistad y cooperación que hunden sus raíces en la época de la lucha del pueblo angoleño por la libertad y la independencia.

Hemos hecho constar que el nivel de entendimiento mutuo y la confianza va en aumento. Hemos abordado en detalle los vectores concretos de la cooperación bilateral, en primer lugar, en aquellos campos que fueron objeto de acuerdos alcanzados en el transcurso de la visita oficial a la Federación de Rusia celebrada en pasado abril por el Presidente de Angola, Joao Lourenco, y sus negociaciones con el Presidente de Rusia, Vladímir Putin.

Hemos apoyado la idea de seguir ampliando el diálogo político y señalado que las relaciones económico-comerciales entre nuestros países están desarrollándose con éxito, lo que corresponde plenamente al deseo mutuo de impulsar la cooperación empresarial. Continúan los preparativos para la puesta en práctica de varios proyectos de mutuo beneficio en la esfera de la industria y la extracción de recursos minerales, sobre todo, de diamantes, así como en los campos de energía, pesca, transportes, productos agropecuarios, comunicaciones espaciales, finanzas y préstamos y la cooperación técnico-militar. Hemos acordado que la próxima reunión del Comité Intergubernamental Ruso-Angoleño para la cooperación técnico-militar, un nuevo paso en dicho campo, se celebrará en la segunda mitad del año en curso.

En la esfera económica las empresas rusas están mostrando cada vez mayor interés en el mercado angoleño, de grandes potencialidades y numerosas perspectivas. Hemos acordado seguir prestando a los círculos empresariales asistencia en el establecimiento de contactos directos, también a través de la Comisión Intergubernamental Ruso-Angoleña para la cooperación económica, científico-técnica y comercial. De gran apoyo a dicha causa será el Consejo Empresarial ruso-angoleño creado en pasado marzo. Al margen de la Cumbre Rusia-África que se celebrará los días 23 y 24 de octubre en Sochi está prevista la reunión de los copresidentes de la Comisión intergubernamental y el diálogo entre representantes de las empresas de ambos países que interaccionan en el marco de la promoción de la cooperación económica.

Se están desarrollando a un buen ritmo los intercambios culturales, humanitarios e interregionales. Hemos hecho constar que se han acumulado experiencias positivas en la formación de estudiantes angoleños en los centros de estudios superiores rusos. En estos momentos están cursando estudios en nuestro país cerca de 1120 jóvenes. Otros 20 está asistiendo a cursos de formación en el Ministerio del Interior de Rusia.

Hemos acordado seguir perfeccionando el marco legal existente entre nuestros países en tales campos como la homologación de diplomas, creación y funcionamiento de Centros informativos y culturales, interacción en situaciones de crisis, uso pacífico de la energía nuclear, navegación de barcos mercantes, etc.

Hemos enfocado de maneras parecidas o incluso idénticas los problemas actuales de las agendas regional e internacional. Nuestros países comparten la opinión sobre la necesidad de respetar concienzudamente el derecho internacional en plena correspondencia con la Carta de la ONU. Ello supone, en primer lugar, la necesidad de mostrarse respetuosos con la soberanía de los Estados, observar el principio de la no intervención en los asuntos internos y, por supuesto, la variedad cultural y civilizacional del mundo actual, donde todo pueblo está en su derecho de determinar por su propia cuenta la vía de su desarrollo. Basándonos en estas importantísimas ideas, cooperamos con Angola en el marco de la ONU y nos apoyamos mutuamente. Les estamos muy agradecidos a nuestros amigos angoleños por haber sido su país coautor  de las principales iniciativas rusas en este organismo internacional y haber votado a favor de las mismas.

Sería útil conocer la evaluación que nuestros amigos angoleños tienen de la situación en África, sobre todo, en tales “puntos calientes” como la República Democrática del Congo y en general en la zona de los Grandes Lagos, la República Centroafricana, etc. Apreciamos enormemente el papel pacificador que asume Angola en el arreglo de los conflictos en el continente africano. Estamos convencidos, al igual que nuestros amigos angoleños, de que, para arreglar los conflictos existentes en el continente africano, sería necesario un enfoque integral que supone una actuación coordinada de los propios africanos con el apoyo de la comunidad internacional. Por nuestra parte, hemos confirmado nuestra disposición a seguir propiciando, también en nuestra calidad de miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, el refuerzo de la estabilidad y la seguridad en África.

La cooperación de los Estados y organizaciones del continente africano con la asociación BRICS representa un importante vector del desarrollo de las actuales relaciones internacionales. Hemos acordado continuar con dicha práctica que empezó en el año 2018, al presenciar la Cumbre de los BRICS representantes de las principales organizaciones subregionales del continente africano.

Me gustaría subrayar especialmente que en un tema tan espinoso, como la necesidad de reformar el Consejo de Seguridad de la ONU, Rusia se pronuncia por un consenso universal, siendo prestada atención prioritaria al principal defecto de la actual composición del organismo en cuestión. Es la insuficiente representación de los países en vías de desarrollo. Cualquier reforma del Consejo de Seguridad de la ONU debe plantearse el objetivo de aumentar la representación de los países de Asia, América Latina y, sin duda, del continente africano. En próximo septiembre Rusia asumirá la presidencia del Consejo de Seguridad de la ONU. Uno de los eventos clave que tenemos previsto celebrar está dedicado a la asistencia a los pueblos africanos en la solución de las crisis, conflictos y demás situaciones complicadas.

En general, estamos satisfechos con los resultados de las negociaciones. Estoy convencido de que la visita del Ministro de Asuntos Exteriores de la República de Angola, Manuel Augusto, propiciará el desarrollo de la cooperación bilateral. Me gustaría darle las gracias.

Pregunta: El Ministro de Asuntos Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, ha manifestado recientemente que considera que el avance del Ejército sirio durante la liberación de Jan Sheijun y otros territorios representa una burda violación del espíritu de los Acuerdos de Astaná y de Sochi. ¿Comparte su opinión?

Respuesta: En cuanto a la situación en la zona de distensión de Idlib, en concreto, en Jan Sheijun y sus alrededores, me gustaría decir que las Fuerzas Armadas sirias están avanzando con nuestro apoyo y no están violando ningún acuerdo. El Presidente de Rusia, Vladimir Putin, señaló en más de una ocasión que los acuerdos alcanzados en septiembre del año pasado preveían la creación de una zona de distensión y las garantías del régimen del cese de las hostilidades por parte de los grupos armados ilegales, con el pleno entendimiento de que a los terroristas reconocidos como tales por el Consejo de Seguridad de la ONU, nadie les liberó del cumplimiento de las decisiones tomadas por el Consejo de Seguridad de la ONU propiamente dicho. A ellos no se les aplicaría el régimen del cese de las hostilidades.

Quedó evidente que los terroristas, lejos de estar tranquilos, no hacen sino aumentar el número de provocaciones en el territorio de la zona de distensión de Idlib, atacando las posiciones del Ejército sirio, las instalaciones civiles, la base aérea rusa de Jmeimim. A finales de este año hemos vuelto a acordar con nuestros interlocutores turcos la necesidad de crear dentro de la zona de distensión de Idlib una franja desmilitarizada que esté libre de armamentos capaces de alcanzar las instalaciones del Ejército sirio, la mencionada infraestructura civil y nuestra base militar. Para que la idea resultara eficaz, Turquía creó en la zona varios puestos de vigilancia. Hemos propuesto realizar allí patrullaje de manera conjunta, medida que de momento no parece ser fácil de poner en práctica. A pesar de todas las medidas tomadas, incluida la creación de los puestos de vigilancia por las Fuerzas Armadas turcas, los ataques dentro de la zona de distensión de Idlib no cesaron e incluso, en cierta medida, se volvieron más intensos, hecho que anunciamos en más de una ocasión.

Para poner fin a tales infracciones y provocaciones inaceptables, por supuesto, se asestan golpes contra los focos de amenaza terrorista para las instalaciones sirias y nuestra base aérea. Nadie y en ningún momento acordó que ya no se lanzarían ataques contra grupos terroristas que por su parte lanzan ataques. De modo que, la liquidación del foco de Jan Sheijun fue completamente legítima y necesaria desde el punto de vista de los objetivos planteados por el Consejo de Seguridad de la ONU para el arreglo sirio.

Me gustaría señalar que con demasiada frecuencia escuchamos declaraciones emocionales sobre los sufrimientos de la población civil, las violaciones del derecho humanitario internacional por el Ejército sirio apoyado por la Fuerza Aérea rusa en Idlib. Se citan ejemplos de hospitales destruidos supuestamente de manera deliberada, se difunden otras ideas. Me gustaría volver a expresar la esperanza de que los medios internacionales y la comunidad periodística acabarán basándose en los hechos reales y no en las arriba mencionadas aseveraciones, dada, sobre todo, la circunstancia de que parte de las mismas pertenecen a los tristemente famosos Cascos Blancos. Todos sabemos quiénes son. Haremos todo lo posible para que los periodistas puedan ver con sus propios ojos aquello, en torno a lo cual es inflada ahora una campaña informativa teñida de nerviosismo.

Pregunta: Entre los miembros de los G7 hay en estos momentos mucha polémica sobre el posible retorno de Rusia. ¿Existen algunas perspectivas de cooperación en el formato actual? ¿Bajo qué condiciones podría aceptar volver Rusia? ¿Sería posible que aceptara la invitación de participar en la próxima Cumbre, en caso de formularla Washington?

Respuesta: En cuanto a los G-8 o los G-7, no lograron firmar nada, incluso estando ausente nuestro representante. El Presidente de Rusia, Vladimir Putin, comentando este tema durante las negociaciones con su homólogo francés, Emmanuel Macron, señaló que los G-8 no existía desde hacía tiempo y había ocurrido por decisión de nuestros interlocutores occidentales. Trabajamos de manera exitosa y productiva en otros formatos, en el marco de los BRICS, la OCS, asociaciones del espacio postsoviético, los G-20 y, por supuesto, de la ONU. En todos estos años en ninguna ocasión abordamos por iniciativa propia el tema de los G-8 ni lo teníamos en cuenta al desarrollar nuestra política exterior. Nuestros interlocutores alemanes de repente se acordaron de este asunto y los hicieron en comentarios públicos. Alguien habló de la necesidad de recuperar los G-8, alguien empezó a decir que “Rusia no se lo había ganado”, que “era imposible”, se empezaron a formular condiciones para el retorno. Alguien ideó el plan de crear en vez de los G-8 el formato de Grupo “7+1”. Da la sensación de que todos los miembros de los G-7 empezaron a convencer y disuadir a sí mismos. No tenemos nada que ver con eso, no hemos pedido nada a nadie. Ya he señalado que nos enteramos de este tema por las declaraciones públicas de algunos interlocutores occidentales. No hemos hecho ninguna solicitud al respecto ni tenemos la intención de hacerla. En su momento seguimos adelante y lo dejamos todo muy atrás. Como ha dicho el Presidente de Rusia, Vladimir Putin, en Bregancon, no evadimos contactos con los países que forman parte de los G-7, pero, si hablamos de la economía y la política mundial, también en la esfera de las finanzas, los principales problemas son solucionados en los G-20. Están presentes allí los G-7 y los BRICS. Nuestras posiciones en los G-20 son determinadas por las posturas homologadas en el marco de los BRICS. Es un hecho bien conocido y muy real que debe servir de punto de partida.

Pregunta: ¿Podría comentar las amenazas de EEUU dirigidas a los participantes de la Feria Internacional de Damasco?

Respuesta: La Feria Internacional de Damasco se inaugura en varios días. Hemos oído que Washington amenazó con sanciones a todos sus participantes, porque a su modo de ver, la presencia en dicho evento equivaldrá al “apoyo del régimen sirio”, usando sus expresiones. Es una retórica conocida que escuchamos con regularidad con respecto a Siria y una serie de países, los Gobiernos de los cuales tienen posturas independientes y se resisten a ser “unos mandados”.

Al mismo tiempo, me gustaría llamar su atención a una circunstancia que no es mencionada por la Administración estadounidense, al formular sus amenazas a todos los participantes de la Feria Internacional de Damasco. Me refiero a lo que hace la Administración estadounidense y a lo que insta a hacer a sus aliados en la ribera oriental del Éufrates. Allí se comportan de una manera bien distinta, no sólo no prohíben a todo el mundo a llevar a cabo proyectos variados, sino que recomiendan con insistencia a sus aliados en la región y en Europa que ayuden a reconstruir la vida normal y la infraestructura y que den pasos para dar solución a problemas humanitarios y a largo plazo, crear condiciones para una vida normal en dicho territorio. No quiero hablar de lo realistas que son estos objetivos, si se falla en solucionar problemas político-militares y garantizar la seguridad.

Como seguramente saben, hay debates entre EEUU y Turquía, entre los kurdos y los árabes. La situación es complicada. Pero lo digo sólo para subrayar que esta postura es inadmisible. Es inadmisible que con respecto a la ribera oriental del Éufrates se intente minar la soberanía y la integridad territorial de la República Árabe de Siria.

Por parte de EEUU es una flagrante infracción de los compromisos que asumió junto con otros miembros de la comunidad internacional, votando a favor de la Resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que confirma inequívocamente la soberanía y la integridad territorial de la República Árabe de Siria. Espero que nuestros interlocutores estadounidenses muestren un mayor respeto al derecho internacional. Sin embargo, las decisiones que tomó Washington con respecto al programa nuclear iraní, el Acuerdo de París sobre el Clima, el Tratado INF no dejan muchas esperanzas de que los llamamientos sean escuchados por Washington.

Pregunta: Se supo hace poco que próximamente será celebrada la Cumbre del Cuarteto de Normandía. ¿Quiere decir eso que antes tendrá lugar una reunión ministerial? ¿Cuándo podría celebrarse?

Respuesta: En más de una ocasión señalamos que el formato del Cuarteto de Normandía resulta de gran utilidad. El Presidente de Rusia, Vladimir Putin, lo confirmó en su reunión con su homólogo francés, Emmanuel Macron, en la reunión en el fuerte de Bregancon. No dejamos de recordar a nuestros interlocutores que para que no se vea afectado el prestigio de este formato es necesario garantizar el cumplimiento de las decisiones tomadas anteriormente. Una de ellas es la separación de los dispositivos militares y se ha de empezar por tres zonas piloto. En la localidad de Luganskaya que se convirtió en piedra angular, debido a una postura en absoluto constructiva mostrada por el régimen de Piotr Poroshenko, la separación por fin fue iniciada. Les diré más: el proceso ya ha avanzado bastante y ahora las partes han procedido ya a desmantelar las fortificaciones a ambos lados de la línea de separación. Tras ello sólo quedará por volver a organizar la separación de los dispositivos militares en otras zonas, la de Petróvskoye y la de Zolotoe, también estipuladas por el Cuarteto de Normandía. Allí la separación sí que tuvo lugar, pero más tarde las Fuerzas Armadas ucranianas regresaron “a la chita callando”. De ello se ocupa el Grupo de contacto. Espero que la separación de los dispositivos militares se efectúe en las tres zonas y que el Cuarteto de Normandía sepa acordar la ampliación de esta práctica en toda la extensión de la línea de separación. Sería muy importante.

La segunda condición que debe cumplirse es fijar sobre papel desde el punto de vista legal la llamada “fórmula Steinmeier”, de acuerdo con la cual el estatus especial de los territorios de Donbás entrará en vigor de manera temporal el día de las elecciones y de manera permanente, el día de la publicación del informe por parte de los observadores de la OSCE. El documento en cuestión debe confirmar el carácter libre y justo de las mismas. Creo que es el mínimo que es bien conocido por todos y necesario para que se pueda hablar de la celebración de una nueva Cumbre del Cuarteto de Normandía.

En cuanto al contacto a nivel ministerial, como sabe, de momento no tenemos ningún interlocutor en Ucrania, donde el Gabinete de Ministros está todavía por formarse. Antes de hablar y planificar los contactos del Cuarteto de Normandía, habría que aclarar cuál será la postura del nuevo Gobierno en cuanto a los Acuerdos de Minsk. Nosotros, al igual que nuestros interlocutores alemanes y franceses, contamos con que el nuevo Gobierno confirme de manera inequívoca su adhesión al cumplimiento de los Acuerdos.

Tal confirmación sería muy apropiada, dado que en la etapa preelectoral y enseguida después de las elecciones escuchamos bastantes y muy contradictorias declaraciones de los representantes de la nueva Administración, del nuevo Gabinete de la Presidencia que entraban en contradicción con los compromisos de Kiev con respecto a este importantísimo documento. De modo que me gustaría volver a subrayar que una nueva confirmación del apego a los Acuerdos de Minsk por parte de las autoridades ucranianas tendría una gran importancia.

Corretamente as datas especiais
Ferramentas adicionais de pesquisa